La industria en Cerceda

La relevancia del tejido industrial de Cerceda, en continuo proceso de desarrollo y diversificación, no se explica sin la aplicación de una serie medidas entre las que se puede señalar la creación de suelo industrial, las ayudas públicas a la inversión, la captación de proyectos empresariales o el avance de la red de comunicaciones.


La aplicación de políticas orientadas a potenciar este tejido y a crear empleo está siendo clave para neutralizar las consecuencias del agotamiento de las reservas del yacimiento de lignito de Meirama a finales de 2007 y el consecuente cierre de la central térmica que, en los años 80, había marcado la transformación industrial de un municipio cuya base económica se había sustentado hasta aquel momento en las actividades agropecuarias.

Con todo, el proceso de diversificación industrial y la implantación de jóvenes empresas en Cerceda se remonta ya a comienzos de los años 90, con la creación de SOGAMA (Sociedad Gallega de Medio Ambiente) y con el surgimiento de proyectos empresariales vinculados a los sectores productivo y de servicios. Este desarrollo industrial se aceleró aún más a finales de los 90, cuando se instalaron las primeras empresas en el polígono industrial de O Acevedo.

El Ayuntamiento de Cerceda, a través de medidas como las mencionadas y procurando nuevas alternativas para la zona, supo adelantarse al cese de la actividad en Meirama y minimizar así el impacto laboral que este cierre podía tener sobre un municipio que roza hoy el pleno empleo. En este punto hay que situar como ejemplo la puesta en marcha de un Plan Experimental de Empleo o de una Oficina de Captación de Proyectos e Inversiones a través de la cual se ha fomentado, en la medida de lo posible, la incorporación preferente de hombres y mujeres de Cerceda al tejido empresarial del municipio.

Ayudas a la inversión

En el reforzamiento de las perspectivas económicas del término también ha jugado un papel determinante la clasificación de Cerceda como municipio RECHAR por parte de la UE, ya que representó la obtención de una serie de apoyos, canalizados a través del plan MINER del Ministerio de Industria, orientados a la reindustrialización del municipio y a promover la localización de proyectos de inversión empresarial. La aplicación del MINER se concreta en ayudas a fondo perdido a la inversión de proyectos empresariales generadores de empleo en una serie de convocatorias anuales y sucesivas que van de 2006 a 2012 y a las que se pueden acoger todas aquellas empresas públicas o personales, cooperativas, trabajadores autónomos... con un proyecto de inversión.

Esta clasificación supone también una importante inversión en infraestructuras viarias para la conexión del parque empresarial con las principales vías de comunicación gallegas. Con estas nuevas vías Cerceda se sitúa a menos de 20 minutos de todos los servicios de A Coruña -con lo que supondrá en el futuro la cercanía al puerto exterior-, Santiago, Arteixo, Carballo y de los aeropuertos de Lavacolla y Alvedro. A todo esto habrá que añadirle en el futuro los beneficios que reportará la llegada del tren de alta velocidad, con estación en el municipio.

Potencial turístico

Todas estas circunstancias, unidas a los económicos precios del suelo industrial, abren perspectivas económicas muy buenas para el municipio, que se sitúa ya en la actualidad como uno de los ayuntamientos con la renta per cápita más alta de Galicia y con una dotación de servicios equiparable a la de ayuntamientos que cuentan con mucha más población.

Hace falta destacar a mayores que gracias a inversiones de gran rentabilidad para el municipio (Aquapark) y a otros proyectos que ya han comenzado a tomar forma (lago de Meirama), Cerceda se perfila también como un ayuntamiento de enorme potencial turístico.

La relevancia del tejido industrial de Cerceda, en continuo proceso de desarrollo y diversificación, no se explica sin la aplicación de una serie medidas entre las que se puede señalar la creación de suelo industrial, las ayudas públicas a la inversión, la captación de proyectos empresariales o el avance de la red de comunicaciones.

La aplicación de políticas orientadas a potenciar este tejido y a crear empleo está siendo clave para neutralizar las consecuencias del agotamiento de las reservas del yacimiento de lignito de Meirama a finales de 2007 y el consecuente cierre de la central térmica que, en los años 80, había marcado la transformación industrial de un municipio cuya base económica se había sustentado hasta aquel momento en las actividades agropecuarias.

Con todo, el proceso de diversificación industrial y la implantación de jóvenes empresas en Cerceda se remonta ya a comienzos de los años 90, con la creación de SOGAMA (Sociedad Gallega de Medio Ambiente) y con el surgimiento de proyectos empresariales vinculados a los sectores productivo y de servicios. Este desarrollo industrial se aceleró aún más a finales de los 90, cuando se instalaron las primeras empresas en el polígono industrial de O Acevedo.

El Ayuntamiento de Cerceda, a través de medidas como las mencionadas y procurando nuevas alternativas para la zona, supo adelantarse al cese de la actividad en Meirama y minimizar así el impacto laboral que este cierre podía tener sobre un municipio que roza hoy el pleno empleo. En este punto hay que situar como ejemplo la puesta en marcha de un Plan Experimental de Empleo o de una Oficina de Captación de Proyectos e Inversiones a través de la cual se ha fomentado, en la medida de lo posible, la incorporación preferente de hombres y mujeres de Cerceda al tejido empresarial del municipio.

Ayudas a la inversión

En el reforzamiento de las perspectivas económicas del término también ha jugado un papel determinante la clasificación de Cerceda como municipio RECHAR por parte de la UE, ya que representó la obtención de una serie de apoyos, canalizados a través del plan MINER del Ministerio de Industria, orientados a la reindustrialización del municipio y a promover la localización de proyectos de inversión empresarial. La aplicación del MINER se concreta en ayudas a fondo perdido a la inversión de proyectos empresariales generadores de empleo en una serie de convocatorias anuales y sucesivas que van de 2006 a 2012 y a las que se pueden acoger todas aquellas empresas públicas o personales, cooperativas, trabajadores autónomos... con un proyecto de inversión.

Esta clasificación supone también una importante inversión en infraestructuras viarias para la conexión del parque empresarial con las principales vías de comunicación gallegas. Con estas nuevas vías Cerceda se sitúa a menos de 20 minutos de todos los servicios de A Coruña -con lo que supondrá en el futuro la cercanía al puerto exterior-, Santiago, Arteixo, Carballo y de los aeropuertos de Lavacolla y Alvedro. A todo esto habrá que añadirle en el futuro los beneficios que reportará la llegada del tren de alta velocidad, con estación en el municipio.

Potencial turístico

Todas estas circunstancias, unidas a los económicos precios del suelo industrial, abren perspectivas económicas muy buenas para el municipio, que se sitúa ya en la actualidad como uno de los ayuntamientos con la renta per cápita más alta de Galicia y con una dotación de servicios equiparable a la de ayuntamientos que cuentan con mucha más población.

Hace falta destacar a mayores que gracias a inversiones de gran rentabilidad para el municipio (Aquapark) y a otros proyectos que ya han comenzado a tomar forma (lago de Meirama), Cerceda se perfila también como un ayuntamiento de enorme potencial turístico.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto